domingo, 28 de agosto de 2011

Gracias Seño Victoria por sacarme de la sillita de ruedas un ratito y enseñarme a jugar en el bipedestador...

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hola Vero, tenes una mama envidiable. Aveces creemos que podemos hacer todo por nuestros hijos y al final TODO resulta poco. Dios quiera que todo el amor que recibes sirva para cambiar un poco este mundo tan violento. Que pases unas muy lindas fiestas.

Deja tu comentario aquí