martes, 18 de octubre de 2011

Un mensaje para vuestra familia y amigos...Mi bebè tiene paràlisis cerebral que hacer? Guìa para padres primerizos.

Es importante la forma en que comuniquéis a vuestra familia y amigos algunos conceptos asociados a la parálisis cerebral. Recogemos algunas definiciones y pinceladas que os servirán de guía a la hora de transmitirles el mensaje. ¿Qué es la parálisis cerebral? Si un niño tiene parálisis cerebral significa que parte de su cerebro no trabaja adecuadamente o no se ha desarrollado con normalidad. Esta lesión en el cerebro puede ocurrir antes, durante o después del parto y debido a varias razones. ¿Cuáles son los efectos? Los niños que tienen parálisis cerebral no pueden controlar sus músculos muy bien. Esto puede provocar que se muevan de manera espasmódica y se sostengan con dificultad. Algunos niños con parálisis cerebral están sólo parcialmente afectados y os costará apreciar la diferencia. Otros están mucho más afectados. Unos pueden hablar, incorporarse y caminar aunque les lleve bastante tiempo aprender estas cosas. Otros no pueden hacer demasiado por sí solos. Algunos pequeños con parálisis cerebral también tienen otros problemas médicos como trastornos visuales o epilepsia. Otros pueden tener dificultades de aprendizaje (discapacidad mental) aunque muchos de ellos tienen una inteligencia normal o incluso superior a la media. Es difícil para los profesionales, a veces, determinar exactamente el grado de afectación del pequeño. Por ejemplo, a priori no pueden determinar si un niño de un año aprenderá a sentarse, hablar o caminar. Recordad que la parálisis cerebral no es contagiosa por lo que no hay peligro para otros niños. ¿Qué se puede hacer? La parálisis cerebral no se puede curar, pero existen muchas terapias para que el niño consiga el mayor control posible de sus movimientos, su mayor desarrollo intelectual y una mejor integración social. Profesionales cualificados (fisioterapeutas, psicólogos y profesores, entre otros) os ayudarán a aprender a manejar al niño a aportarles todo aquello que sea conveniente para su mejor evolución. Vuestro hijo también deberá aprender ciertas habilidades sociales, autoestima y autoconfianza que sólo podrán conseguir en compañía de otras personas que lo cuiden y lo quieran.¿Puede usted ayudar? Los niños con parálisis cerebral tienen las mismas necesidades que los demás y algunas especiales que también competen a las familias. Nuestros familiares y amigos pueden ayudarnos de muchas maneras como por ejemplo: Ofrecedles toda la amistad y el apoyo que podáis. Muchos padres de niños con esta discapacidad se pueden sentir aislados en el momento que quizás necesiten más a sus amigos y familiares. No tengáis miedo de preguntarles si quieren que paséis a visitarles para charlar un rato. Es difícil, pero intentad hablar con los padres acerca de la discapacidad de su hijo. La mayoría agradecerá la oportunidad de manifestar sus sentimientos a personas próximas a ellos. Tratad al niño como a otro niño cualquiera. Jugad con él, habladle incluso si no puede responderos. Si tenéis o conocéis a otro niño, animadle a que haga lo mismo. Todos los niños necesitan a otras personas y los que tienen parálisis cerebral no son una excepción. Cuidar a un niño con parálisis cerebral puede dejar agotados a los padres. Si podéis, ofreceros para ayudar a cuidarlo y dadles la oportunidad de salir de vez en cuando. Encargarse de un niño con discapacidad durante un corto periodo de tiempo no es tan difícil como mucha gente cree. Además, los padres os enseñarán exactamente qué necesitáis hacer. Para facilitarle la vida al niño, a sus padres y a vosotros mismos, tratad de seguir la rutina habitual del niño y evitad mimarlo y consentirle demasiadas cosas.

No hay comentarios:

Deja tu comentario aquí